martes, 26 de marzo de 2013

La verdad...

La verdad es lo que cada persona cree, lo que cada persona siente en cada momento. Pero... ¿Los demás podemos saber la verdad de cualquier otra persona? Yo creo que no. Solo el tiempo es capaz de demostrar una pequeña parte de esa "verdad" y aun así a muchos de nosotros se nos quedarán muchas dudas dentro que nunca podremos resolver...
También muchos de nosotros preferimos quedarnos con esas dudas y no saber muchas de esas verdades que, en muchos casos, son verdades de las que pueden llegar a doler más de lo que nadie imagina.

Siempre sufrimos por tonterías que, al fin y al cabo, con el tiempo dejan de doler y ahí es cuando te acabas dando cuenta de que has perdido un tiempo valioso por no ver más allá de todo eso... Pero también es cierto que muchas de esas cosas, las buscamos aunque no nos demos cuenta. Como por ejemplo, enamorarnos. Para mí ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado, pero también ha sido una de las peores. Cuando todo es alegría, besos, noches incontrolables, caricias, miradas, sonrisas... Es como estar en una nube, como si nunca pensaras que eso te fuese a pasar a ti, estás totalmente feliz pensando en que nada malo puede pasar, pero sí, en muchas ocasiones, por no decir todas, acaba pasando algo malo. Hasta que empiezas a ver que nada de lo que has hecho durante todo ese tiempo ha hecho feliz a esa persona. Ahora es cuando llegan las lágrimas, las noches sin dormir y todas esas preguntas que te haces. Pero, ¿Todas esas preguntas servirán de algo? ¿Te ayudarán a salir de ese bache? Para mí, todo lo contrario... Esas preguntas, esas dudas y todo lo que conlleva esa situación solo llevan a desesperarte por saber en lo que has fallado, para saber que puedes cambiar para que todo vuelva a ser igual... Pero, ¿Y si esas preguntas no son contestadas con verdades? ¿Y si no llegan a ser ni contestadas? Puede que no llegues ni a ver la puerta de salida, pero siempre hay una de emergencia. Siempre hay la opción de tragarte todo eso, de sacar de todos esos sitios a esa persona, de darte cuenta que no te hace falta una pareja para ser feliz, porque la verdad de esa situación es que solo son sentimientos y por muy fuertes que sean, el tiempo acaba con ellos.

Personalmente pienso que por mucho tiempo que pase, por muchas experiencias sentimentales que una persona tenga, siempre, y digo SIEMPRE, te vas a acordar de la persona que fue tu primer amor con un cariño especial por muchas cosas malas que hayan pasado en todo ese tiempo... Vas a acordarte de esa persona con la que te has equivocado tantas veces, de la misma con la que has compartido tus primeras experiencias, con la que has discutido por cosas tan sumamente insignificantes, por la que has sufrido tanto tiempo una debilidad enorme, pero ¿Sabéis qué? De todo esto, se aprende... Yo por lo menos he aprendido muchísimas cosas, más de las que mucha gente piensa. A veces, que estas cosas se acaben y comiencen otras nuevas, es bueno. Te hace madurar como persona, te hace avanzar en tu vida y no estancarte en una sola cosa, habiendo miles y miles en el mundo que seguramente te acabarías perdiendo. Pero muchas veces, para ser feliz, hay que sufrir primero, y creo que es mi hora para ser feliz.

Hoy mismo me he dado cuenta de que hay cosas que aun me duelen, pero no por que haya sentimientos, sino porque después de tanto tiempo, hay cosas que ya no hace falta decir. Cosas que a veces pienso que se dicen solo por intentar remover el pasado y dejar claro un cierto desprecio por todo lo vivido. Pero ¿Sinceramente? No me importa lo que digas, yo me quedo con todo lo bueno y todo lo que he aprendido. Y sí, quizás haya llorado en algunas ocasiones con ciertas cosas, pero siempre viene bien desahogarse un poco y darse cuenta de que ya no lloras de la misma forma en la que lo hacías antes, porque ya no hay sentimientos hacia esa persona.

...de todo esto, es que lo mejor que se puede tener, son los amigos. Los amigos de verdad.

martes, 12 de marzo de 2013

¿DEMOSTRAR?

¿ALGUIEN SABE LO QUE ES ESO? Creo que la mayoría de la gente se olvida muchas veces de ese término. Ahora lo que hay son palabritas bonitas por todos los rincones, que si "Eres el/la mejor", que si "Nunca te voy a fallar", que si "Siempre juntos" y todas esas cosas que cada uno de nosotros sabemos, y que seguramente muchos hayamos cometido el error de utilizar. Pero con el paso del tiempo te das cuenta de todo lo que hay, de los "amigos" y los AMIGOS que tienes, de la gente que te quiere ver caer y la gente que TE QUIERE a secas.
La verdad es que este último año he visto bastantes cosas, muchas de ellas que no me esperaba y la verdad me han dolido mucho más de lo que la gente piensa, pero ¿Sabéis que? Ahora, después de todo este tiempo, es cuando agradezco muchas de esas cosas, porque son las que ahora me hacen ver toda la mierda que hay detrás de cada palabrita bonita. Que con un "PERDÓN" no se arreglan las cosas, que PERDONAR NO ES OLVIDAR, que la confianza tarda MUCHO en consolidarse y MUY POCO en perderse, que un "He cambiado" si no se demuestra, pierde todo su significado, lo que cuenta es demostrar que verdaderamente se ha hecho, con esas cosas que antes había y ya no están.

Tengo que dar las gracias a toda esa gente que me ha fallado, porque me han hecho más fuerte, han hecho que ya no confíe en nadie, que no me crea todo lo que me dicen y que quién menos te lo esperas, te falla. GRACIAS A TODOS VOSOTROS.

A los demás, a vosotros que cuento con los dedos de una sola mano, en este año os debo más de lo que me deberéis vosotros en toda vuestra vida. Simplemente, sois parte de mi.

martes, 5 de marzo de 2013

Déjame que te cuente un secreto,

acércate a mí para que puedas escucharlo y sobre todo, para que puedas entenderlo bien. “Hacerme daño debería ser el menor de tus problemas” porque no te quiero como un padre protector, para eso ya tengo a uno en mi casa. No quiero escuchar te quieros mal dichos, o que suenen a poco, porque no es lo que pido, esos, te los puedes guardar para los demás, no quiero que me llames todos los días, y mucho menos verte, podríamos llegar a cansarnos el uno del otro, y no está bien, se acabaría el juego.
Yo lo que quiero es que me mires entre la gente, porque, solo así sabré que lo haces realmente porque quieres, y no porque tienes que “cumplir”, como una especie de guión. Quiero sentir como me abrazas cuando menos me lo espero, quiero levantarme, ponerme de pie, mirarte, sonreír e irme a dar una vuelta, darme la vuelta y ver la cara que se te ha quedado, para luego volver, taparte los ojos y así, hacerte entender que el daño no tiene cabida entre nosotros. Me apasiona la idea de estar un par de días sin saber de ti, incluso una semana entera, si luego vas a deleitarme con esa sonrisa que tanto me gusta y tu olor. Entiéndeme, yo no soy precisamente la chica perfecta para tener al lado durante un tiempo, podrías llegar a desesperar… quiero diversión, juego, excitación… y eso, solo me lo das tú, de momento.